Soy Fabio Fusaro, escritor y counselor. Autor de los libros “Mi Novia – Manual de Instrucciones”,
“La Mujer de tus Sueños” y “Mi ex–novia". Bienvenidos al blog que te ayudará a recuperar a tu ex-novia o recuperarte de ella.

¿Estrategia o actitud?

Una de las preguntas que nos hacemos muchas veces es “¿Tiene sentido utilizar estrategias para lograr que una mujer permanezca a nuestro lado?”

Esta pregunta suele estar asociada al pensamiento de que si utilizamos estrategias dejamos de ser nosotros mismos. Estaríamos mostrando una fachada imposible de sostener. Y es innegable que algo de eso hay.

Una estrategia no es otra cosa que un plan, una forma premeditada de actuar, una secuencia de pasos a seguir para conseguir un objetivo.

Las estrategias forman parte de nuestra forma de conducirnos en la vida.

Ser amable con ese profesor que no soportamos no deja de ser una estrategia para poder aprobar con un
grado menor de dificultad esa materia que nos llevaríamos pendiente a la tumba si tratáramos a ese profesor como realmente nos nace desde nuestra experiencia organísmica.
Si asistimos a una entrevista de trabajo, nos afeitamos y nos vestimos adecuada y prolijamente, cuando en nuestra vida cotidiana tal vez el jean y la barba de tres días nos identifican mucho más que el traje.

Una estrategia utilizada con una mujer no es otra cosa que un plan a desempeñar con la finalidad de lograr determinado objetivo.
¿Está mal utilizar una estrategia con nuestra novia o exnovia? Podríamos decir que está tan mal como presentarnos ante la persona que nos entrevista para un empleo vestidos más prolijamente que lo habitual o como saludar amablemente en un pasillo al profesor que detestamos.
Bajo ningún punto de vista está mal, pero hay que marcar una diferencia: Al profesor después del examen no lo vamos a ver más, la entrevista de trabajo va a finalizar, pero con la mina hacia la cual dirigimos una estrategia vamos a permanecer en relación aun después de cumplido el objetivo para el cual nos esforzamos en poner en práctica distintas actitudes que tal vez no tienen que ver con nuestra esencia o nuestra forma natural de ser.

Es por eso que es importante tener en cuenta que un objetivo se puede lograr con una estrategia, pero la continuidad de ese objetivo se logra a partir de una “actitud”.

¿Y que es una actitud?
A diferencia de una “estrategia” que puede mostrarnos como queremos que nos vean, una “actitud” es una forma de conducirse “siempre” que hace que “seamos” como queremos que nos vean.
Si queremos que nos vean de determinada manera cuando, con mucho sacrificio, llevamos adelante una estrategia, es porque confiamos en que esa forma de mostrarnos es la que producirá efectos positivos en la otra parte. Por lo tanto si queremos que esos efectos positivos no desaparezcan una vez cumplido el objetivo lo que debemos hacer es transformar esa “estrategia” en “actitud”.

Tenemos que hacernos a nosotros mismos el maravilloso regalo de SER lo que nos gusta PARECER.

De esa forma la técnica se incorpora de manera permanente en nuestra forma de actuar transformándose en parte de nosotros mismos.

Un elemento básico para poder transformar la estrategia en actitud es el respeto por nosotros, la confianza en nuestro valor, el amor hacia esa persona que se abrió paso “solito” por el canal de parto y se la bancó en bolas y a los gritos en su primera experiencia como habitante del mundo antes esos gigantes desconocidos que lo manipulaban a su antojo. Y sí…esos fuimos nosotros, ni más ni menos.
Pero claro, el tiempo va pasando y ese momento va quedando en el olvido.
Nuestro problema no es ser débiles. Nuestro problema es que nos olvidamos lo fuertes que naturalmente somos.
¿O acaso después de tremenda experiencia inicial vamos a tener que soportar que nuestra novia hablé con el ex por whatsapp?
¿O acaso después de los huevos que aunque no lo recordemos tuvimos que poner para sobrevivir y ser alguien en este mundo al que fuimos arrojados vamos a perder nuestra dignidad porque nuestra “novia” o "ex-novia" tiene actitudes que nos humillan?

Vinimos al mundo “solos” y si la persona que está a nuestro lado no tiene las actitudes necesarias para ser digna de nuestra compañía, tenemos los huevos y la capacidad de “seguir solos”. Dejar ver eso con nuestra forma de conducirnos es “ACTITUD”.
Y con el que tiene actitud no se juega, simplemente porque no hay posibilidades de ganar.

Si olvidamos quienes somos, recordémoslo: Somos alguien valioso que no depende de nadie y que por ende nadie tiene posibilidad de boludear.


VAMO NENEEE!!!!




 Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html

2 comentarios

IM-PE-CA-BLE!

Banco a muerte la idea que exponés y lo escribiste como para que lo entendamos todos.

Abrazo de nuevo

Reply

Un axioma de vida! Inmejorable, irreprochable, irrefutable, inexorable!

Reply

Publicar un comentario