Soy Fabio Fusaro, escritor y counselor. Autor de los libros “Mi Novia – Manual de Instrucciones”,
“La Mujer de tus Sueños” y “Mi ex–novia". Bienvenidos al blog que te ayudará a recuperar a tu ex-novia o recuperarte de ella.

¡Vamos que se puede!

Ayer me encontré con una persona a la que había conocido unos años atrás. En ese momento él estaba pasando por una separación muy difícil, muy angustiante, posiblemente similar al que muchos de los que estén leyendo esto estén atravesando hoy.
Me contó entonces como siguieron las cosas y realmente me alegré mucho de escucharlo. Siempre digo que si uno hace las cosas bien sólo hay solo dos destinos posibles: Recuperarla o recuperarnos.
Le pregunté si aceptaría escribirme brevemente su historia para utilizarla como testimonio para ayudar a personas que están viviendo lo que él vivió en su momento.  Inmediatamente aceptó feliz de poder aportar su granito de arena en esta causa de rescatar personas de las arenas movedizas del dolor por un desamor.
Hoy mismo recibí su testimonio por mail y aquí lo comparto con ustedes. Que lo disfruten:
“Allá por octubre del 99, un fin de semana largo, al pedo y aburrido insistí a un amigo para salir de caravana. Y así fuimos a un boliche de moda en aquella época que ya no existe. Seríamos 10 como mucho, y mi amigo insiste en que le haga la segunda con una mina que estaba con su amiga. Nobleza obliga y rumbo a la caza salí encarador. La minita que le gustaba a mi compañero un caramelo, la que yo me tuve que encarar, maso… al menos eso parecía con poca luz. Simpáticas las dos, bailamos toda la noche. 
Y ahí empezó la cosa. Me enganché con la morocha… al verla de día, en siguientes encuentros, me di cuenta que tenía un lomazo, y de carita hermosa, pelo corto negro, buena, humilde, etc. Todo lo que buscamos de una mujer, ella lo tenía. Tres años de novios, mucho amor, hasta que en el 2002, un 7 de diciembre nos casamos. Algunos problemitas de convivencia empezaron a mostrar la punta del iceberg. Pero la cosa siguió, ciego y negador, le daba para delante creyendo que todo se puede arreglar, y en el 2005, fruto de su obsesión, llegó nuestro primer hijo. Y la cosa barranca abajo… quilombo tras quilombo, y yo seguía ciego. 
Hasta que en el 2009 llegó nuestra segunda hija… ya con dos hijos, muy mala relación, ella no se ocupaba de nada, ni la comida, ni la casa, ni de sus hijos, solo salía a “caminar”, o se iba a “jugar al tenis”, o “reunión del colegio” o lo que era más notorio, al “kinesiólogo”. Y uno creyendo que era esa piba de barrio inocente, maestra jardinera, buenaza, adivinen qué?  Si… se garchaba al kinesiólogo, y al compañerito del laburo, y vaya uno a saber a cuántos más. Cuando se destapó la olla, ahí empezó la cosa, o terminó.
Desbastado, en crisis, después de haber escuchado de su propia boca reconocer las patinadas, pensé que me había llegado la hora, que me iba a morir, se me había terminado el mundo. Taquicardia, insomnio, depresión, hemorroides, falta de apetito, perdí 10kg en un mes, esperaba que la muerte me pase a buscar. Lo único que hacía era llorar todo el día. Casi pierdo el laburo y todas las desgracias que se puedan imaginar, me estaban pasando a mí. Súmenle que un mes antes de mi separación, perdí a mi viejo. Todas juntas, y a esa yegua que era mi mujer, no le importó una mierda más que su vida.
Gracias a mis amigos y flía, pude ir saliendo a fuerza antidepresivos, ansiolíticos, terapia, psicólogos y psiquiatras. Y de tanto buscar soluciones mágicas en la web, leí un par de cosas de Fabio, y me enganché con sus libros. Hasta que decidí pedirle ayuda. En la primera entrevista me las cantó en la cara, fuerte pero efectivo. Así fue entonces cuando por propia voluntad decidí abandonar toda terapia y fármaco que me estaba envenenado, y en mi cumpleaños número  35 volví a empezar. 
Con la casa y el corazón vacíos, a remarla y darle para delante. Empecé a salir con mis amigos, y a descubrir que todavía seguía en carrera, que un padre separado con dos pibes, calienta más que un stripper, y garpa para levantar minas. Y con mucha sorpresa, me di cuenta de todo el tiempo que había perdido llorando a una hija de puta que no valía la pena. Mujer tras mujer fueron pasando, una más linda que otra y me daba el lujo de elegir la que me gustaba y decidir yo cuándo cortarlas. Un poco intolerante y resentido fui disfrutando de mi soltería, y les voy a contar un secreto, mujeres sobran, lo que faltan son hombres con huevos para encarar, como caballeros y de frente, nada face, whatsapp, tinder, badoo y toda esa mierda. 
Hasta que me llegó la hora. Un domingo, haciendo las compras cual jubilada, me avisa un amigo que estaba con un par de minitas. Salí a la caza nuevamente, en bermudas y ojotas. Y desde afuera la vi. Rubia, ojos verdes, joven… me siento al lado y a laburar. Al mes estábamos saliendo, súper enamorados, y pensando en futuro, hoy llevo casi 14 meses juntos, uno de convivencia y el amor sigue creciendo. Algo que nunca me hubiese pasado si me quedaba en casa llorando a una mina que se cagó en mí.
Muchachos, se puede, y es maravilloso volver a empezar, con experiencia y la cabeza fría.
Pablo”

Gracias Pablo por permitirme compartir tu historia.

VAMOS QUE SE PUEDE!!!


Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html

12 comentarios

emocionante che!gracias por compartir!

Reply

Felicitaciones a Pablo, y también he sido testigo que haciendo las cosas bien y con disciplina al final se obtienen buenos resultados, tal como lo menciona Fabio en cada uno de sus libros.

Reply

Excelente historia... Demostración de que siempre hay una salida... La vida sigue, la experiencia queda y a pesar de lo feo que se vea hoy en día el panorama, existen otros caminos, hay que ser sabio para la próxima elección.

Reply

Me encanto esta parte del relato ...", y les voy a contar un secreto, mujeres sobran, lo que faltan son hombres con huevos para encarar, como caballeros y de frente, nada face, whatsapp, tinder, badoo y toda esa mierda"

Gracias por compartir

Reply
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

gracias a pablo y a tí fabio sin conocerte me has ayudado y enseñado mucho, un abrazo desde españa y si pasas por bcn aqui tienes un amigo!

Reply

Excelente cuando estamos en el foso hundidos todos creemos que el dolor nunca pasará y la verdad es que si se puede salir adelante con mucho amor propio

Reply

Muy buena historia, y cuántas veces se habrá repetido. Creo que la cosa es simple: cuando una mina, sea tu mujer, novia o amante te quita de "la zona de sus prioridades" (por aburrimiento, porque se calentaron con otro chongo o lo que sea)...sencillamemiente fuiste. Y se cagan en todo aquello que hayan construido junto a vos. No hay nada más que hacer. Lo mejor de este artículo fue que Pablo comprendió que no era un desecho, sino un flaco valioso que "seguía en carrera".

Reply

Notable historia me sentì un poco identificado yo tambíen lloré a una mujer que me pateo,es increíble como el tiempo cura todo y es para mejor,sin rencores pero jamás volver a mirara atrás, con muchas pelotas y amor propio se sale adelante,despúes hasta te cagas de la risa de esa mala experiencia.

Reply

Muy buena la historia , nada como aprender de los demás , de sus convivencia , gracias por compartirla

Reply

Grandes maestros:Fusaro y el tiempo!!

Reply

Publicar un comentario