Soy Fabio Fusaro, escritor y counselor. Autor de los libros “Mi Novia – Manual de Instrucciones”,
“La Mujer de tus Sueños” y “Mi ex–novia". Bienvenidos al blog que te ayudará a recuperar a tu ex-novia o recuperarte de ella.

Reacción!


Carlos siempre soñó con unas vacaciones en una Paradisíaca playa del Caribe. No importaba cual. Era suficiente con que tuviera palmeras, arena blanca, aguas transparentes, clima cálido, comidas exóticas y bebidas libres.

Y finalmente luego de años de ahorros y de mucho tiempo de programar su viaje, lo logró.
Hoy Carlos está mirando el mar en su tercer día de los diez que planea pasar disfrutando a más no poder de ese lugar soñado.

Misteriosamente y de la nada, el mar se retira 50 metros…100 metros…150 metros.
Algunas personas empiezan a correr al grito de “Tsunaaami!!!”.

No podía ser. Eso no podía estar pasando.  ¿¿¿Tanto tiempo deseando vivir esos maravillosos momentos para que ahora se arruinen por un capricho de la naturaleza???
A lo lejos se divisaba una gran pared de agua que avanzaba hacia la costa.

Carlos solo tiene dos opciones:


1) Ignorar lo que sucede e intentar seguir disfrutando de sus anheladas vacaciones, esperando que todo sea una ilusión óptica o un leve movimiento natural del mar que seguramente no llegará a provocar ningún daño.

2) Correr a colocarse a resguardo en algún lugar de sólida construcción con suficiente altura para sortear el devastador tsunami que se avecina.

Carlos tiene una sola forma de salvarse de la segura muerte que el nefasto fenómeno le tiene preparada y es “entender” a que se está enfrentando.  Si no asume que lo que tiene en frente es algo devastador  muy difícilmente resignará la posibilidad de continuar con sus tan deseadas y perfectas vacaciones.

Si comprende que lamentablemente ese viaje que esperaba sea perfecto estaba predestinado a arruinarse y hasta a hacerle correr riesgo de vida, tiene posibilidades de emprender la huida y seguir viviendo.  Si se aferra al sueño previo y a la negación de lo evidente, las chances de salvarse son prácticamente nulas.


Marcos, luego de mucho tiempo de soltería deseando estar en pareja, había por fin encontrado a su media naranja. Por fin había llegado a su vida esa persona soñada, hermosa, cariñosa, enamorada y con la que experimentaba un sexo como nunca había tenido antes. La playa perfecta, el hotel 5 estrellas all inclusive de los noviazgos. Imperdible.

Luego de un tiempo de “Perfecta luna de miel” detectó en su pareja claras muestras de una personalidad tóxica. Agresiones, burlas y malos tratos. Signos inequívocos de que un futuro con esa persona podía ser caótico. 

Marcos, al igual que Carlos, también tenía dos opciones:

1) Terminar de inmediato esa relación que lamentablemente no había resultado como esperaba.
2) Pensar que fue solo algo pasajero, que no es tan grave, que seguramente todo volverá a ser como creía que era o mejor dicho “como deseaba que fuera”.

No voy a entrar en detalles sobre cuál debería ser la decisión correcta en el caso de Marcos.
Sólo voy a decirles que si alguna vez se encuentran en la primera de estas dos situaciones, corran, porque con un tsunami no se negocia.
Con una personalidad tóxica, tampoco.






Para obtener información sobre consultas personales: http://fabiofusaro.blogspot.com.ar/p/entrevistas-personales.html

Publicar un comentario